HOMEBLOGSCrisis (3): Neo-Intervencionismo
27 October 2008

Crisis (3): Neo-Intervencionismo

Written by 

La tormenta perfecta todavía no ha impactado con toda su plenitud y ya se ve que su consecuencia más negativa va a estar en el plano intelectual: el renacimiento de un neo-intervencionismo salvaje (no se olviden de lo de salvaje) va a hacer que los efectos nocivos de esta crisis se acaben notando durante generaciones.

Y es que la gente habla de la economía americana como si fueran la ley de la selva donde no hay ni regulación ni supervisión pública, pero, ¿saben qué dos sectores son los más regulados y supervisados de los Estados Unidos? El de la vivienda y el financiero. Curiosamente, los dos que han causado la crisis actual.

Empecemos por el sector de la vivienda que, al parecer, ha colapsado por la falta de intervención pública: ¿Saben qué es la Office of Federal Housing Enterprise Oversight? Pues es una institución pública que depende directamente del ministerio de la vivienda de los EUA, con un presupuesto de 65 millones de dólares y más de 200 trabajadores cuya única, repito única, misión es la de supervisar dos instituciones de financiación hipotecaria llamadas Freddie Mac i Fannie Mae (FM y FM). ¿Les suenan? La pregunta para los neo-intervencionistas salvajes es: ¿Ha conseguido tanta regulación y tanta supervisión evitar que esas dos empresas quebraran y causaran un enorme agujero financiero? Respuesta: No. Y si una oficina tan grande ha sido incapaz de controlar y supervisar y controlar a solamente dos empresas, ¿cómo creen los neo-intervencionistas que van a poder controlar no a dos sino a miles de entidades financieras de todo el mundo?

Otra pregunta: ¿saben cuál era el objetivo fundacional de FM y FM? Pues hacer que todos los americanos tuvieran su hogar de propiedad. Dado que ese era el objetivo, el gobierno de Bill Clinton y el comité de banca del congreso de los Estados Unidos obligaron a FM y FM a conceder créditos a las familias más pobres (también llamadas “subprime”, ¿les suenan?). El objetivo político era laudable, pero como inversión económica era arriesgadísima. La política primó sobre la rentabilidad empresarial y millones de hipotecas fueron concedidas a familias subprime… pero no por falta de regulación sino por mandato expreso del gobierno de los Estados Unidos. El resto de la historia ya la saben ustedes.

Pero la intervención pública en el sector de la vienda supuestamente abandonado a las fuerzas del mercado más cruel no se acaban aquí. En el año 2001, Alan Greenspan redujo los tipos de interés a casi cero lo que efectivamente comportó un subsidio a las familias que compraban viviendas con créditos hipotecarios (porque los tipos de interés reales eran negativos). Ese subsidio implícito se sumó a las exenciones fiscales de los tipos de interés hipotecarios.

Pasemos al sistema financiero que, según nos dicen los neo-intervencionistas, también está exento de regulación. En un artículo Crisis (1): Qué ha pasado (LV 13 de Octubre), expliqué algunas de las reglas de la convención de Basilea como la que limita la relación entre los créditos concedidos y el capital de un banco. Expliqué que esa misma regulación permite a los bancos vender esos créditos a entidades paralelas (llamadas “conuits”) cuyos balances estén separados de los de los bancos, cosa que permite a los bancos multiplicar los créditos concedidos de manera ilimitada. Finalmente, las reglas de Basilea obligan a los bancos a sacarse los créditos de encima cuando el valor de sus garantías cae en picado, cosa que ha provocado la espiral negativa de vendas y caídas en bolsa. En el artículo expliqué cómo todas esas normas acabaron causando y agravando la crisis actual.

Y a pesar de que el sistema regulador ha fracasado estrepitosamente, ahora vienen los intelectuales neo-intervencionistas y nos dicen que lo que necesitamos es… (por favor no se rían): ¡Más regulación! Curiosamente no se preguntan por qué la anterior regulación ha fallado). Si lo hicieran, se darían cuenta de que los políticos que escriben reglas son incapaces de prever el tipo de innovaciones que van a aparecer en el futuro. Seguro que ahora re-escribirán las normas de Basilea y van a obligar a que las contabilidades de los bancos y los cunduits se hagan de manera conjunta o que la valoración de capital no se haga a valor de mercado para no obligar a vender cuando la cotización baja. El problema es que eso será demasiado tarde para solucionar la crisis del presente y no servirá para nada para resolver el problema del futuro. Porque la próxima crisis va a venir por otro lado y ni va estar causada por familias subprime ni va a tener que ver con “conduits” o “credit default swaps”. Ni yo ni nadie sabe por dónde va a venir el próximo problema y pretender que unos sabios políticos reguladores lo van a anticipar es no entender cómo funciona la economía.

Que el estado cambie las reglas de Basilea y obligue a valorar los activos a un precio u otro tiene una importancia relativa. El problema más importante es que algunos neo-reguladores van a tener la tentación de prohibir o limitar la innovación financiera. Eso sería catastrófico porque, por más que digan ahora los detractores del capitalismo liberal, el sistema actual ha sido tremendamente beneficioso a pesar de que ahora haya una gran crisis. Sin las innovaciones del sistema financiero no se hubieran implementado tecnologías como Google, Facebook, Wikipedia o telefonía celular que tanto ha contribuido no sólo al bienestar de los países ricos sino a la reducción de pobreza de los países pobres.

Y este es el problema más grande al que nos enfrentamos: la crisis financiera será pasajera y de corto plazo, pero sus secuelas pueden ser catastróficas y permanentes si dejamos que la batalla intelectual sea ganada por ese peligroso neo-intervencionismo.

PARA LOS AMIGOS DE FACEBOOK QUE QUIERAN SUBIR NOTA:
Si me preguntan a mí cómo debería ser el sistema financiero del futuro yo sugeriría lo siguiente. Un sistema bancario comercial tradicional, con bancos que tienen oficinas en las esquinas de las calles, prestan a familias y empresas tradicionales y se abstienen de meterse en negocios que no entienden. Ese sector esta supervisado por el gobierno, asegurando los depósitos de todos los ciudadanos para evitar pánicos y crisis de ansiedad. Garantizar la paz espiritual de la gente que tiene sus depósitos a la vista es razonable y eso no se puede hacer sin un seguro (público o privado).
A lado de ese sistema bancario, que se cree un sistema financiero de alto riesgo donde todo el mundo que invierta sepa que el gobierno no va a salvar el trasero de nadie, un sistema que se dedique a innovar y a financiar negocios tecnológicos de alto riesgo y con un reducido nivel de intervención pública, regulación y supervisión.

Read 2293 times
Rate this item
(1 Vote)

INTRODUCTORY NOTE

Starting January 30, 2012, I decided to put the random (economic) thoughts that I was posting on Facebook, in a blog. In this site you will be able to read all Facebook notes going back to 2008, (without my Friend’s comments, unfortunately), but we will only maintain the new thoughts. If you want to check out the old comments, they are still posted on Facebook. If you want to comment on them, you have two options (1) Become a Facebook Subscriber. Since all the posts will also appear in Facebook, you will be able to comment there. (2) Comment on Twitter, as each post will also be announced in Twitter.

Banner
Banner
Banner
Banner
Banner

Search

Banner