HOMEBLOGSLa Prima Lesbiana
14 February 2011

La Prima Lesbiana

Written by 

A estas alturas todos sabemos que los hombres cobran entre un 20 y un 50% más que las mujeres. Una parte de esa diferencia se debe a la discriminación, pero esa es sólo una pequeña fracción. La mayor parte de la diferencia retributiva viene explicada por el papel que el hombre y la mujer juegan en la familia. Ya sea por razones culturales o de herencia darwiniana, la verdad es que son muchas las familias que deciden que será la mujer la que irá a buscar a los niños al colegio y la que renunciará a empleos que conlleven constantes viajes de negocios, que impliquen jornadas laborales eternas o semanas de siete días. Es decir, numerosas familias deciden que la mujer (y no el miembro de la pareja que tiene menos futuro en la empresa) tendrá menos flexibilidad laboral y menos dedicación al trabajo para dedicarse al cuidado de la familia y la educación de los niños.

Sabiéndolo, muchas mujeres dejan de invertir en sus carreras y abandonan la consecución de esos empleos de horario flexible y dedicación absoluta. Y dado que esos son los empleos mejor remunerados, el resultado es que el salario medio de las mujeres es más bajo que el de los hombres. Es lo en economía se conoce como “la prima de género”.

Hasta aquí todo es muy conocido. Pero, ¿a que ustedes no sabían que las mujeres lesbianas tienden a cobrar más que las mujeres heterosexuales? Los profesores Naser Daneshvary, Jeffrey Waddoups y Bradley Wimmer, de la Universidad de Nevada Las Vegas utilizaron los datos del censo de los Estados Unidos para calcular las retribuciones medias de mujeres hetero y homosexuales respectivamente. El censo norteamericano es un lugar perfecto para analizar estas cuestiones porque los entrevistadores hacen todo tipo de preguntas sobre la situación económica del encuestado como, por ejemplo, su remuneración anual, además de preguntas personales como la inclinación sexual o el estado civil.

Al comparar los salarios que cobran las ciudadanas que se autoproclaman lesbianas con las que se consideran heterosexuales, el estudio llega a la conclusión de que las lesbianas cobraban mucho más. Antes de hablar de discriminación, sin embargo, los investigadores se dieron cuenta que las mujeres lesbianas tienen más educación superior que las heterosexuales (y la gente con más educación tiende a cobrar más), tienden más tendencia a ser blancas (y, en Estados Unidos, los blancos cobran más que los negros), tienden a vivir en las ciudades (y los salarios en las ciudades son superiores), tienen menos hijos (y las mujeres con hijos cobran menos que las mujeres son hijos) y tienen una propensión superior a tener profesiones liberales (y las profesiones liberales están mejor remuneradas). Había que corregir, pues, por todos esos factores antes de mirar las diferencias reales de salario. Una vez purgados todos esos elementos, los investigadores de Las Vegas encontraron que, las lesbianas todavía cobraban un 6% más que las heterosexuales. Eso es lo que se llama “la prima lesbiana” (en inglés sería “the lesbian premium” y no “the lesbian cousin”, que sería la hija homosexual de nuestro tío).

¿Qué explica “la prima lesbiana”? Pues lo primero que se nos ocurre es lo mismo que explica la “prima de género”: dado que la mayoría de lesbianas no tienen a un hombre que se niega a abandonar su carrera profesional para cuidar a la familia, ellas no ven la necesidad de renunciar a la suya. Por lo tanto, su propensión a invertir en su profesión es superior y, en consecuencia, también lo es su salario. Para ver si esta era la teoría correcta, los profesores de Las Vegas compararon el salario de las lesbianas que en algún momento habían estado casadas con hombres con el de las que nunca habían tenido pareja masculina. La idea es que las mujeres que en algún momento de su vida habían compartido familia con un hombre, habrían tenido la misma tentación de abandonar su carrera profesional que las mujeres heterosexuales y, por lo tanto, tendrían un salario inferior a pesar de ser lesbianas que siempre habían tenido claro que nunca iban a depender de un hombre. El resultado no fue todo lo nítido que habían esperado: si bien es cierto que las lesbianas casadas cobraban menos que las no casadas, todavía quedaba un 5,2% de la diferencia salarial por explicar.

¿Por qué cobran, pues, más las lesbianas? Resulta que existe una barrera importante que impide que muchas mujeres progresen en el salvaje mundo de la empresa: en general, las mujeres tienen menos ansias de competir, de pelearse, de rivalizar constantemente para progresar profesionalmente que los hombres. Eso las acaba apartando de los puestos más codiciados y mejor remunerados de las empresas. De hecho, es conocido que las mujeres tienen una mayor tendencia a trabajar en sectores poco agresivos como las ONGs o las escuelas. Pues bien, las mujeres que en la entrevista del censo utilizada por los profesores de Las Vegas confiesan que son lesbianas son mujeres que han tenido la valentía y el coraje de confesar su orientación sexual a pesar del estigma social que todavía recae sobre ellas. Esa valentía y ese coraje les da la autoconfianza necesarias para querer competir y rivalizar con los hombres más agresivos.

Tener, pues, las agallas de salir del armario y proclamar públicamente tu inclinación sexual en un mundo donde esa inclinación todavía está profundamente estigmatizada, no sólo les da a las mujeres homosexuales la felicidad de ser abiertamente quienes son, sino que les confiere la autoconfianza necesaria para ganar un salario superior al de las mujeres heterosexuales y cobrar así, la prima lesbiana.

http://faculty.unlv.edu/waddoups/Previous_Marriage_Lesbian_Wage_Premium_IR.pdf

Versión Publicada de mi articulo (La Vanguardia, 2 de Abril, 2011)

http://www.salaimartin.com/media/pdf/Prima_Lesbiana.pdf

Read 32267 times
Rate this item
(8 votes)

INTRODUCTORY NOTE

Starting January 30, 2012, I decided to put the random (economic) thoughts that I was posting on Facebook, in a blog. In this site you will be able to read all Facebook notes going back to 2008, (without my Friend’s comments, unfortunately), but we will only maintain the new thoughts. If you want to check out the old comments, they are still posted on Facebook. If you want to comment on them, you have two options (1) Become a Facebook Subscriber. Since all the posts will also appear in Facebook, you will be able to comment there. (2) Comment on Twitter, as each post will also be announced in Twitter.

Banner
Banner
Banner
Banner
Banner

Search

Banner