HOMEBLOGSRandom Thoughts on Current Issues (1): Revolutions in the Middle East
17 March 2011

Random Thoughts on Current Issues (1): Revolutions in the Middle East

Written by 

Las revoluciones recientes de protesta en Oriente Medio contra sus regímenes autocráticos y corruptos no son fruto del fundamentalismo islámico de Al Qaeda. Representan los legítimos deseos de libertad de una juventud educada (y conectada a Facebook!) que ve como las políticas económicas de sus líderes les impide obtener los niveles de vida que la gente de su edad obtiene en occidente, Asia  o América Latina.

En un principio, las caídas de los regímenes dictatoriales de Túnez y Egipto dieron la impresión de que la ola de revoluciones democráticas se iba a expandir por todo el mundo emergente, sobre todo al ver que iban seguidas de convocatorias de manifestaciones vía Facebook en Bahrein, Líbia, Jordania y, en menor medida, Palestina e incluso Arabia Saudí y China. En Libia, las manifestaciones se convirtieron en alzamiento primero y una guerra civil en toda regla unos días después. El miedo a la interrupción en la producción de petróleo (Libia producía 1,6 millones de barriles diarios antes de la revolución) hizo que el precio del crudo se disparara y, con ello, se disparara también el medio a una nueva crisis económica parecida a las de 1973 y 1979. En seguida Arabia Saudí dijo que podía aumentar su producción para substituir todo lo que no llegase de Libia con el objetivo de impedir que aumentase el precio desproporcionadamente (los saudís producen 9 millones de barriles al día y tienen una capacidad de hasta 12 de manera que pueden substituir a Libia con relativa facilidad y en un plazo de unos dos meses).

La comunidad internacional, sobre todo la occidental, parecía haber adoptado la posición de apoyar a los manifestantes y revolucionarios a pesar de que nadie sabía exactamente lo que iba a venir después de la revolución. Ese era un fenómeno nuevo dado que su comportamiento desde la II guerra mundial había sido más bien de apoyar a cualquier régimen dictatorial para conseguir la estabilidad… y el suministro de crudo.  El antecedente histórico de la revolución “democrática” de Irán, que no sólo no aportó democracia al país persa sino que trajo un régimen mucho más dictatorial que el del Shah Rehza Pahlevi y que acabó trayendo consigo una subida en el precio del petróleo que precipitó una nueva y profunda crisis global cuando el mundo no se había recuperado de la crisis de mediados de los setenta, hizo que a muchos políticos occidentales (y asiáticos) apoyaran inicialmente a los manifestantes convocados por Facebook y eso dio la esperanza a muchos de que las cosas habían cambiado. Al fin y al cabo, el mundo es mucho menos dependiente del petróleo de lo que lo era en los años setenta y el hecho de que Arabia Saudí se comprometiera a reponer la oferta de crudo que la guerra civil de Libia dejaba vacante hizo que muchos políticos occidentales (incluido el presidente Obama) manifestaran su apoyo inicial a los manifestantes y a los revolucionarios de Libia. Estos, animados por las declaraciones de los políticos occidentales, esperaban su apoyo militar en forma de una zona de exclusión aérea que impidiera que Gaddafi los masacrara desde sus aviones… pero apoyo que nunca llegó.

Supongo que algunos de esos políticos occidentales temieron que el triunfo de la revolución podía contagiarse por toda la zona y hacer que las manifestaciones y revoluciones se multiplicaran. Y temieron lo peor cuando vieron que las protestas se extendían a la frontera de la propia Arabia Saudí.  Viendo que los manifestantes y revolucionarios de Egipto y Túnez eran inmunes a los “sobornos” que les ofrecían sus gobiernos corruptos a cambio de la paz social, pensaban que si los gobiernos de Oriente Medio no pueden parar la revolución dando dinero, subsidios a los alimentos, pensiones, promesas de ayudas a la educación y la salud pública, de repente era posible que la crisis social se extienda a Arabia Saudí. Es más, los protestantes (chiitas) de Bahrein tenían (y siguen teniendo) el apoyo logístico y económico de Irán y la separación entre Bahrein y Arabi Saudí es de sólo un puente. Si las revoluciones continuaba existía el peligro de que Bahrein se conviertiera en un campo de batalla entre iraníes y saudís, las dos mayores potencias petroleras de la zona. Y eso era lo último que quiere occidente en estos momentos.

Si Arabia Saudí tenía problemas, la oferta mundial de petróleo se paralizaría y el precio podía escalar no a 110, 150 o200 dólares por barril sino a 300 o 400 dólares. Y entonces sí que la economía mundial tendría un gravísimo problema. Supongo que por eso, hace un par de semanas, algunos dirigentes occidentales como Angela Merkel decidieron DEJAR de apoyar a los revolucionarios libios y dejar que el coronel Gaddafi los masacrara poco a poco. Pensaron que eso sería una lección para futuros revolucionarios y una reducción en la tentación que muchos jóvenes tuvieron y tienen de comenzar revoluciones democráticas como las que triunfaron en Egipto y Túnez.

A eso se sumó la inestimable ayuda de Rusia y China, dos regímenes dictatoriales y corruptos que temen la aparición de movimientos revolucionarios en su propio territorio. Entre Rusia, China y Alemania, pues, han conseguido bloquear  las tímidas y nada convincentes propuestas de Francia y el Reino Unido y el interesado desinterés norteamericano para parar la guerra civil Libia.

A estas alturas no sabemos si el mas que probable triunfo de Gaddafi va a ser una lección suficientemente importante para los potenciales revolucionarios del mundo como para haber parado las manifestaciones en países clave como Arabia Saudí. Pero una vez mas, la diplomacia occidental parece haber apostado por el pacto con dictadores a cambio de estabilidad económica y precios de petróleo bajos. De momento, pues, parece que se ha evitado una escalada explosiva en el precio del crudo, cosa que hubiera implicado el fin de la incipiente salida de la recesión … aunque el coste en términos de libertad pueden ser elevados.

Read 30856 times
Rate this item
(0 votes)

INTRODUCTORY NOTE

Starting January 30, 2012, I decided to put the random (economic) thoughts that I was posting on Facebook, in a blog. In this site you will be able to read all Facebook notes going back to 2008, (without my Friend’s comments, unfortunately), but we will only maintain the new thoughts. If you want to check out the old comments, they are still posted on Facebook. If you want to comment on them, you have two options (1) Become a Facebook Subscriber. Since all the posts will also appear in Facebook, you will be able to comment there. (2) Comment on Twitter, as each post will also be announced in Twitter.

Banner
Banner
Banner
Banner
Banner

Search

Banner