Banner
HOMEBLOGSEx Cajas de Ahorros
31 January 2011

Ex Cajas de Ahorros

Written by 

Básicamente, el negocio bancario consiste en obtener dinero de los depositantes y prestarlo a un interés superior. Si los ingresos son superiores a los costes (incluidos los costos que comporta la morosidad o los impagos), el banco tiene beneficios. Estos, aumentan el valor del capital del banco o la caja. Si, por el contrario, los costes son superiores se producen pérdidas que van a cuenta de lo propietarios que ven cómo se reduce el valor de su capital. Cuando, a base de perder dinero año tras año, un banco se queda sin capital se dice que es insolvente y debe cerrar.

Es muy importante, pues, que un banco tenga “suficiente” capital. La pregunta es: ¿Cuánto capital se considera suficiente? La respuesta depende de la cantidad de préstamos que haya concedido y de lo “arriesgados” que sean esos préstamos (es decir de la probabilidad de que no sean devueltos). Imaginemos un banco con capital de 10 millones, que ha captado muchos depósitos y ha acabado concediendo créditos por valor de 1.000 millones. ¿Tiene suficiente capital? Si los créditos concedidos tienen un riesgo del 5% de no ser devueltos (y tengan en cuenta que la tasa de morosidad actual en España está alrededor del 5%), el banco sabe que un 5% de los 1.000 millones no van a ser devueltos por lo que va a perder unos 50 millones. El capital de 10 millones no va a ser suficiente para hacer frente a las pérdidas por lo que el banco será insolvente.

Noten que si el mismo banco tuviera un capital de 100 millones, podría hacer frente a los mismos 1.000 millones de créditos con toda tranquilidad. Para que un banco esté sano, pues, hace falta que la tasa de capitalización, es decir, la relación entre el capital del banco y los créditos concedidos sea suficientemente alta (en realidad, los créditos concedidos deben ser ajustados por su riesgo porque en el ejemplo anterior, si el riesgo de impago sólo fuera del 0,5%, entonces se esperaría que las pérdidas sólo fueran de 5 millones por lo que el capital de 10 millones sería suficiente).

Lo que nos lleva a dos preguntas importantes. La primera es: ¿cuándo se considera “suficientemente” alta la tasa de capitalización? Antes de la crisis del 2008, los reguladores internacionales crearon lo que se llamó “Normas de Basilea II”, que obligaban a los bancos a que su capital fuera el 2% de los créditos concedidos. Es decir: el  banco que tenía un capital de 10 millones, solamente podía obtener depósitos y conceder créditos por valor de 500 millones.

Las pérdidas sufridas durante la crisis de 2009-2010 fueron de tal magnitud que demostraron que esa tasa de capitalización era claramente insuficiente por lo que en 2010 los reguladores se volvieron a reunir y crearon las llamadas “reglas de Basilea III” que básicamente imponen una nueva tasa del 7%. Fíjense ustedes que eso limita la cantidad de créditos que un banco puede conceder y, por lo tanto, la cantidad de negocio que un banco puede hacer dado que el negocio del banco consiste en conceder créditos, se reduce drásticamente con una mayor tasa de capitalización. Para no causar demasiado perjuicio a unos bancos ya de por sí debilitados por la crisis, los reguladores de Basilea III decidieron que esa enorme y nueva tasa no se implementaría de inmediato sino que aumentaría progresivamente entre 2010 y 2019.

La segunda pregunta es: ¿qué pasa cuando un banco no tiene suficiente capital para cumplir con la normativa? Pues que debe pedir a los accionistas del banco que pongan más dinero de sus bolsillos o deben buscar a nuevos accionistas para que pongan su dinero cambio de ser propietarios de una parte del banco. Es lo que se conoce como “ampliación de capital”.

Lo que nos lleva a la última semana de Enero de 2011: el gobierno de una España de capa caída anuncia un decreto de reforma del sistema financiero. Después de darse cuenta de que bancos y, sobre todo, cajas perdieron monumentales cantidades de dinero con los créditos que en su día concedieron a constructoras y promotoras inmobiliarias, el gobierno decidió ser mucho más estricto que la normativa de Basilea: en lugar de obligar a que la tasa de capitalización sea del 7%, en España va a ser del 8% y en lugar de dejar hasta el 2019, los bancos y las cajas deben cumplir esa tas antes de  … ¡Setiembre de 2011!

Hasta aquí todo parece razonable. Hay que restaurar la confianza en el sistema financiero español y eso no se consigue con palabras sino con hechos. Pero hay un pequeño problema: las cajas españolas no tienen accionistas propietarios y, por lo tanto, ¡no pueden ampliar capital como los bancos! Por lo tanto, sólo pueden cumplir las tasas de capitalización este próximo mes de setiembre a base de tener unos beneficios estratosféricos que seguro que no van a tener. Por lo tanto, las cajas que no tengan una tasa de capitalización del 8% el próximo 1 de setiembre no van a poder cumplir la ley. ¿Qué harán? El decreto les da dos posibles vías de solución: o se convierten en bancos y amplíen capital. O bien el gobierno las obligará a convertirse en bancos, va a poner el capital y, por lo tanto, van a pasar a ser propiedad del estado. Es decir, se van a nacionalizar.

Dejando de lado el hecho de que está por ver si el gobierno de España tiene suficiente dinero para comprar las cajas que no puedan encontrar dinero privado (y hay que recordar que no es que el gobierno esté nadando en la abundancia de recursos precisamente), la verdad es que hay que aplaudir las agallas del gobierno del presidente Rodríguez Zapatero.

Tan sólo unas horas después de que el gobierno anunciara esa nueva ley, Isidre Fainé, el presidente de La Caixa, anunció una decisión histórica: La Caixa será la primera en convertirse en un banco, cosa que le permitirá ampliar capital y mantener así unas tasas de capitalización muy superiores a las requeridas por el gobierno o por los reguladores de Basilea III. De esa manera, Isidre Fainé obtiene un mayor margen de maniobra financiera para su empresa y pone presión a las otras cajas de España para que hagan lo mismo. La valentía y la determinación de Fainé  pueden, de esta manera, haber salvado a la totalidad del sistema financiero español y sin duda representan el primer atisbo de luz al final del túnel.

Versio Final PDF

Read 31332 times
Rate this item
(4 votes)

INTRODUCTORY NOTE

Starting January 30, 2012, I decided to put the random (economic) thoughts that I was posting on Facebook, in a blog. In this site you will be able to read all Facebook notes going back to 2008, (without my Friend’s comments, unfortunately), but we will only maintain the new thoughts. If you want to check out the old comments, they are still posted on Facebook. If you want to comment on them, you have two options (1) Become a Facebook Subscriber. Since all the posts will also appear in Facebook, you will be able to comment there. (2) Comment on Twitter, as each post will also be announced in Twitter.

Search

Banner